Qué ocurre en la pareja cuando llegan los hijos

constelaciones familiares relación con los hijos relación de pareja
 

Desde el punto de vista sistémico, cuando vienen los hijos al mundo dos sistemas conviven.

Una pareja ya de por sí es un sistema y un sistema es un conjunto de personas entre los cuales existe una relación y una comunicación que tiene un sentido; y en la pareja el sentido está. 

Los sistemas se rigen por los principios sistémicos: pertenencia, orden y equilibrio. Para que exista la armonía en el sistema de la pareja, debería tenerse en cuenta los principios sistémicos dentro de este propio sistema. 

El principio de pertenencia nos lleva a dar pertenencia al otro tomándolo tal como es y mostrándome tal como soy para que el otro, también, me pueda tomar tal como soy.

El principio del equilibrio tiene que ver con un equilibrio cualitativo y dinámico entre el dar y el recibir.

Y el principio del orden tiene que ver con el hecho de que, en una pareja, la relación es una relación entre iguales.

¿Qué sucede en una pareja cuando empiezan a llegar los hijos?

Lo primero que hay que tener en cuenta a nivel sistémico es que se crea una nuevo sistema, que engloba la pareja  y que es el sistema de la familia. Pero, dentro del sistema de la familia, sigue existiendo el sistema de la pareja. 

En ocasiones sucede que, la atención de los padres (la pareja) se pone tantísimo en los hijos que se llega a perder incluso la noción de que existe un sistema previo (la pareja) que también hay que cuidar, mimar y velar porque esos principios sistémicos se tengan en cuenta.

Cuando se pierde de vista que hay una relación de pareja que, sistémicamente, hay que cuidar; puede empezar a haber una cierta desconexión emocional entre papá y mamá (la pareja). Esa desconexión o distancia emocional entre papá y mamá (la pareja), puede dar lugar a un patrón de desorden que llamamos triangulación: Uno de los hijos se sitúa entre papá y mamá con la idea inconsciente de acortar la distancia emocional entre ambos. Hace de bisagra, de puente. 

Esto es algo que sucede a nivel energético y para el hijo es realmente pesado, una auténtica carga y sucede en ocasiones cuando son muy pequeñitos. De alguna manera se sienten responsables de que papá y mamá estén unidos. También sienten que se tienen que dividir entre papá y mamá. Ser leal a uno o a otro cuando en su fuero interno sabe y siente que sistémicamente es 50% papá y 50% mamá. Esto puede ser muy desgarrador para el hijo.

Una de las consecuencias más importantes para el hijo, es que no está ocupando su lugar en la familia y por lo tanto su lugar en la vida y en el mundo. Está ocupando un lugar que no le corresponde y llevando una vida que no le corresponde asumiendo (inconscientemente) responsabilidades y cargas que no son suyas. No está llevando su propia vida. 

La solución está en que la pareja sea consciente de que hay un sistema (el sistema de la pareja) que está dentro de la familia y que hay que cuidar, mirar y velar por él. Tienen que encontrar el tiempo, el espacio y la atención para poder re-conectar emocionalmente y volver a darse pertenencia.

Esto es algo que vemos en profundidad en los cursos "Creciendo en la Relación de Pareja" y "Creciendo en la Relación Padres/Hijos"

 

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe contenidos e información de cursos y talleres para tu crecimiento personal y profesional

No nos gusta el SPAM. Esa es la razón por la que nunca venderemos tus datos.